Historia en detalle

El Gesto adecuado

La solución OneContact procesa su videollamada, y la respuesta llega en tiempo real.

Es verdad que para cada persona la felicidad significa cosas diferentes. Pero no siempre.

Pongamos como ejemplo a Isabel. Al ser sordomuda, es diferente a la mayoría. Pero, en lo que la hace feliz, es igual a los demás: quiere comunicarse, interactuar, tener una vida activa e integrada.Como tantas personas con necesidades especiales, Isabel sabe encontrar alternativas. Si no puede usar la voz, usa los gestos. Y cuando no puede usar gestos, escribe. Pero se alegra cuando alguien se preocupa por hacerle la vida más fácil. Como, por ejemplo, una gran operadora de telecomunicaciones, que integró en su centro de contacto la lengua de signos portuguesa.Ahora, para hablar con la marca, Isabel ya no necesita que un amigo haga de intérprete.

No tiene que estar esperando correos electrónicos ni dar explicaciones a quien no conoce su día a día. Todo lo que necesita es su móvil.

Por otro lado, los asistentes que trabajan con la lengua de signos fueron entrenados por el operador y por la Asociación Portuguesa de Sordos, que adaptó todos los procedimientos del centro de contacto e incluso creó nuevos gestos para describir términos de las telecomunicaciones.

El vocabulario de Isabel se amplió, pero su autonomía y el sentimiento de pertenencia se ampliaron aún más.

Apoyado por la tecnología OneContact,

 

este es un proyecto con impacto en la vida de cerca de 900 000 personas con necesidades especiales. Personas cuya vida mejoró un poco, y que agradecen el gesto.

La felicidad no puede esperar

Yussef estaba radiante: su móvil era lo máximo.

Su padre se lo había prometido hacía tiempo. Si los exámenes le iban bien…

Y como le fueron muy bien, Yussef estaba radiante. Había garabateado en la mano el número de su mejor amigo y le iba a dar una sorpresa.

Pero la sorpresa, al final, se la llevó el propio Yussef: la llamada tenía que esperar. Según el señor de la tienda, el gobierno había empezado a exigir la identificación de las tarjetas SIM, por razones de seguridad. Era necesario firmar un contrato y esperar a que fuese en avión hasta la India, donde sería introducido en el sistema. Hasta dentro de treinta días, Yussef no podría llamar.

¡Treinta días! Volvió a su casa abatido. Por la tarde, sin embargo, el señor de la tienda llamó a su padre. Les dijo que volviesen al día siguiente. «Vamos a romper ese papel y a hacer todo de nuevo».

 

«Hacer todo de nuevo» fue rápido: fotografiar con una tablet un documento de identidad, y listo. El avión ya no era necesario: segundos después los datos del documento estaban en el servidor.

Yussef, naturalmente, no necesitó saber que la aplicación que hizo el proceso tan sencillo había sido desarrollada por Novabase. Ni que, además de simplificar los registros, la solución le daba a la operadora de telecomunicaciones una visión completa, que antes no tenía, sobre el canal de ventas: todo lo que ocurría con las transacciones, el pipeline, los stocks, casi en tiempo real.

Yussef solo quería saber una cosa: cuando podría llamar. «Mañana ya puedes», respondió el señor de la tienda. 

 

Y ese día no hubo sonrisa más contenta en todo el emirato.

No hay error posible

La activación del servicio no estaba siendo muy rápida. Los clientes se impacientaban, y quienes hacían cola también. Y Luisa se preguntaba: «En Navidad, con más movimiento, ¿qué va a pasar?» Lo que sucedió fue que la informaron de la nueva plataforma. «¿Se está instalando?» preguntó. «Significa que estaremos unas horas sin sistema...». Pero le respondieron que no: todo estaba en la web, no había instalación. «¿Y vamos a tener formación?».

La Navidad estaba cerca y Luisa, responsable de tienda de un operador de telecomunicaciones, estaba preocupada.

 

La marca había lanzado su oferta convergente, integrando teléfono fijo y móvil, y el éxito había sido tal que la tienda tenía dificultades para responder. Aunque la oferta era integrada, la plataforma informática trataba las dos activaciones como operaciones separadas. Descuentos cruzados, contratos de fidelización, todo tenía que integrarse manualmente y, en ocasiones, los trabajadores tenían que parar para consultar la información.

Tampoco, le explicaron: la propia aplicación guía y transmite la información al usuario. No hay error posible. Los trabajadores pensaron que se trataba de algún error. «¿Es solo esto?», se asustaban. Ahora ya no tenían que hacer casi nada.

El sistema se encargada de combinar planes, aplicar tarifas y transferir contratos. Tiempo total: cinco minutos.

Desarrollada por Novabase,

la nueva aplicación no solo le permitió a Luisa disfrutar de unas fiestas de paz y tranquilidad porque la tienda, como se preveía, estuvo muy animada. Pero eran personas que compraban y salían satisfechas, lo que para ella, forma parte de la idea de una feliz Navidad.